Close

TERCER DOMINGO DESPUÉS DE PASCUA

TERCER DOMINGO DESPUÉS DE PASCUA

Por la señal de la Santa Cruz, de nuestros enemigos líbranos Señor, Dios nuestro. En el nombre del Padre, del Hijo y del Espíritu Santo. Amén.

Sigue avanzando el tiempo litúrgico y las lecciones para nuestro ser, no se dejan esperar, nuestro Señor sigue dando los pintazos habíamos dicho y por ahí vamos a tratar de seguirlo en nuestros pobres sermones de lo que constituye la Santa Madre Iglesia Católica, hoy hace una comparación entre los gozos de los discípulos de nuestro Señor y los goces del mundo, creo que si vamos a la naturaleza, la naturaleza nos provee lo necesario; ES RICO COMER UNA BUENQA COMIDA, LO MISMO AL GUSTO, UN BUEN VINO, pero está dentro de la naturaleza, el punto viene a ser en EL ORDEN, nos gusta estar ataviados con ropa fina, ¡bueno!, pero aquí vamos a hablar de nuestro deber de estado; NUESTROS GUSTOS, nuestra disposición para estar al servicio de nuestro Señor. San Agustín decía: que eso venía muy bien, lo que le ofrecían para un Obispo,  PERO NO PARA AGUSTÍN, en su persona, así quería vivir. San Pablo no quería ser carga para los demás, sin embargo, tenía derecho por la situación natural de que si se dedicaba al servicio divino él podía tener lo mínimo indispensable para cumplir su deber de estado.

Mas nuestro Señor nos va a hablar de esas alegrías que están escondidas, que para sus discípulos no se van a ver hasta después de tiempo, de una fidelidad real, de estar sometidos al servicio divino pero para el mundo va a querer hacer notar todo de lo que él goza, de lo que disfruta, como si pegado al pecado no existiera algo que debe purgarse, como que si fuera siempre ajeno a nosotros mismos, LO QUE VA EN EL DESORDEN QUE CONTINUAMENTE SE REALIZA. Una persona ambiciosa, no lo puede esconder, una persona orgullosa, tampoco, mucho más cuando el orgullo es tal manera refinado que parece humildad, eso es lo que nos exhorta hoy El Evangelio, si leemos la Epístola debemos vivir de tal manera que nos conformemos con lo que tenemos, que nos sometamos a la autoridad constituida por Dios, AUNQUE NO NOS GUSTE, aunque no nos sintamos complacidos en lo que se manda, mientras se mande lo que sea correcto entonces, tenemos que someternos para estar con esa libertad que quiere dar nuestro Señor, difícil entender esa forma de ser libres, esa forma de gozar.

Llevaba cuarenta o cincuenta jóvenes a una salida aquí a estos cerros, caminábamos cinco o seis horas, allá arriba les daba una conferencia <todos eran jóvenes de preparatoria>, después hacíamos retos _tratando de sembrar algo dentro del apostolado que nuestro Señor nos permite y uno de esos jóvenes me dijo así: ¿TÚ CREES QUE YO VOY A PREFERIR ANDAR CONTIGO ALLÁ EN ESTE SOLAZO, MIENTRAS TENGO LA OCASIÓN DE TOMARME UNA CERVEZA? ¡ADELANTE! NO TIENES NINGUNA OBLIGACIÓN, TÓMATELA, NADA MAS QUE HABÍA UN PROBLEMA, NO TRAÍA DINERO; ENTONCES, CONSIGUE EL DINERO. Esto es lo que se puede ofrecer de una u otra manera, después, al tiempo nos encontrábamos con mucha gente y algunos de ellos que agradecían aquellas ocasiones que habían tenido porque después en la vida no se les había presentado una ocasión tal. Este joven que prefería hacer eso pero que al final no es gratis, que tiene que conseguir, pedir o robar, hacer algo para tener ese placer o aquello que va a causar sufrimiento pero al final va a causar un temple, una satisfacción. Así nosotros podríamos prever, vamos a buscar la unión de nuestro hogar comiendo muy bien, sería un punto interesante, pero qué temas se van a tratar durante la comida, ¿qué tema se va a edificar mientras sirven los platillos deliciosos? Ven que no nada más consiste en comer, sentarse y tener las cosas, ese gozo que pudiéramos tener en alguna alegría, en una reunión en una comida elegante, en ir bien ataviados. Créanme que es una ocasión para decir como vienen vestidos todos, para decir si habló bien, si habló mal. Si se abalanzaba sobre el plato, si no sabían comer. Mas dentro de los retos del ser humano siento que pocos viven realmente, como la misma naturaleza pide que se viva, ¿si ya estás lleno, para qué comes más? Porque te gusta, pero ya estás lleno, te va a hacer daño, de ahí en más, no sé que más nos puede brindar el mundo, créanme que eso es: un renombre, que sepan que tenemos ciertas cualidades, que somos solvente y sin embargo esto es lo que dice nuestro Señor, en el Evangelio, que el mundo se alegra, <QUE ALEGRÍA DEL MUNDO>,

Créanme que cuando se contempla realmente como es; nunca se puede comparar una desvelada, <pensemos que sea lícita> y que por esa desvelada, estemos nosotros inquietos, incómodos LA QUE PIDE EL MUNDO O LA QUE PUEDE PEDIR NUESTRO SEÑOR, citaré algo: que la mamá se desvela cuidando a su hijo, en alguna es el cumplimiento del deber de estado y en la otra es que quizás desperdiciamos nuestro tiempo, pero créanme que cuando se cumple el deber, hay una satisfacción interior y cuando buscamos lo que el mundo promete, siempre hay un vacío.

De tal manera que nos pide nuestro Señor, que dentro de su heredad, vivamos con mucha humildad dedicados a lo que debemos hacer, cumpliendo nuestro deber de estado y tratando de ir edificando lo que nosotros el día de mañana vamos a gozar. _Hace rato leía el Evangelio y llegaba a mi mente, QUE TRISTEZA QUE UNA PERSONA QUE TENGA CINCUENTA AÑOS, QUE NO HAYA HECHO NADA PARA EL, ¡NADA! NI GOZA DE BUENA SALUD, NI TIENE LOS MEDIOS QUE PUDIERA DESEAR UNA PERSONA EXITOSA, NI ESTÁ TRANQUILO CONSIGO MISMO, NI LLEVA DIGAMOS ESA ALEGRÍA O LLEVA EN PAZ LAS COSAS QUE NUESTRO SEÑOR LE DA. ¡ESO ES LO QUE NOS EMPUJA NUESTRO SEÑOR A VIVIR! ESA LIBERTAD QUE NO CONOCE EL MUNDO, QUE ICLUSIVE NOS TACHA COMO ABANDONADOS.

Yo no concibo al católico como alguien humillado o que tenga que sentirse menos delante de los demás, yo lo concibo como es, HIJO DE DIOS, HEREDERO DE LA GLORIA, QUE ESTÁ IMPULSADO PARA POSEER EL REINO DE LOS  CIELOS ¡QUE DESPRECIA EL MUNDO!  NO QUE SE SIENTE TRISTE PORQUE NO POSEE EL MUNDO, ESTÁ A UN GRADO MUCHO MÁS ELEVADO. Es lo que nos pide hoy nuestro Señor y que con las cualidades que cada uno tenga pueda ser libre y poseer y estar dedicado al servicio de nuestro Señor. Pincelazo también importantísimo para nuestra manera de vivir de tal manera que a un católico REAL Y VERDADERO, yo no lo concibo triste ni amargado ni envidioso, ni ambicioso y cuando se trate del servicio divino grandioso, abnegado que renuncia a las cosas del mundo que no siente tristeza porque ese día no comió con el gusto que él hubiera querido, sino que agradece a nuestro Señor porque hubo alimento, porque ese alimento le proporcionó las fuerzas para cumplir su deber de estado, créame que se convierte uno en un espectáculo para el mundo cuando se vive así y así concibo al católico. No el que lleva su Cruz, agachado y se esconde ¿por qué? Si el mundo se gloría de hacer el mal o de entretenernos ¿por qué, no nos gloriamos de hacer el bien? En nuestro interior, después se va a ver, así como se ven todos nuestros defectos, ¡TAMBIEN SE VA A VER QUE SE AMA A NUESTRO SEÑOR! Va esculpiendo su Iglesia, va pidiendo mucho mas renuncia, ahí hay que trabajar, después, la tristeza aparente para el mundo se convertirá en gozo y ese gozo no se nos quitará Y ESTOY HABLANDO NO SOLO EN LA VISA ETERNA, ¡AQUÍ EN ESTA TAMBIEN! ¡POBRES INFELICES QUE CUANDO NO TIENEN LOS MEDIOS, ESTÁN TRISTES Y AGOBIADOS! _CUANDO UN HOMBRE ES CATÓLICO, ESTA SIEMPRE PRESTO AL SERVICIO DIVINO. Que Dios los bendiga. En el nombre del Padre, del Hijo y del Espíritu Santo. Amén.

BLOG COMMENTS POWERED BY DISQUS
Loading...
Loading...