Close

FIESTA DE SAN PEDRO Y SAN PABLO

MIÉRCOLES 29 JUNIO

FIESTA DE SAN PEDRO Y SAN PABLO

Por la señal de la Santa Cruz, de nuestros enemigos líbranos Señor, Dios nuestro. En el nombre del Padre, del Hijo y del Espíritu Santo. Amén.

Llama la Iglesia a sus hijos para contemplar un misterio muy particular, del Martirio de San Pedro y San Pablo, precede de esta festividad de una vigilia porque quiere llamar la atención la Iglesia a sus hijos, quiere que sepan que esta festividad es muy grande, de confianza, seguridad y en definitiva de triunfo. Pasamos a lo largo de esta vida con tantas complicaciones que nuestro Señor quiere llamar nuestra atención de que la victoria es nuestra, que está segura que no debemos tener miedo en obtenerla, cada vez que volteamos a ver nuestras pobres fuerzas nos rendimos cuenta que no es humano lo que sucede delante de nuestro ojos, sea en el Evangelio como en la Epístola, nos trasladan de una manera muy particular a milagros patentes, claros que nuestro Señor hizo para sus discípulos. La Epístola habla de la liberación milagrosa de la cárcel de San Pedro, hasta el momento en que está por salir, se rinde cuenta que no es un sueño QUE ES UNA ASISTENCIA ESPECIAL DE DIOS, y nos narra la manera como humanamente, había sido encarcelado y también nos dice cómo divinamente fue liberado. Llama la atención que los fieles que sabían de esto que sucedía, dicen que se hacía oración sin interrupción a Dios por Pedro, pedían insistentemente a nuestro Señor, que lo liberara, ¿por qué no fue así con San Pablo por ejemplo? Sabían cuál era la misión de San Pedro y por eso se asentaba una y otra vez rogando humildemente a nuestro Señor para que lo liberara, nos mueve de nuevo ver cómo no utilizan el aspecto humano, de manera inmediata se posan en las cosas sobrenaturales y divinas y es que el católico, debe ahí posarse.

Dice la Epístola cómo lo excita, dice así; <como que le pega con el codo para que se levante> después le dice que se ponga sus vestidos y que vaya caminando, una después de otra puerta de las guardias que debe liberar y después sabía que un Ángel lo había liberado, que era realidad. Avanzando así, nos lleva a pensar, en lo que va a interrogar nuestro Señor a los discípulos. ¿Quién dicen los hombres que es el hijo del hombre? Es nuestro Señor, quien posa la cuestión; de qué tanta importancia es saber esto; ¿cuántos Ángeles caben en la cabeza de un alfiler? O ¿quién de los Santos es el mayor en el Reino de los Cielos? O saber definir, dice el Tomás de Kempis, “la virtud” si al final de cuentas de lo que se trata es de obtenerla, no de saberla definir, ¿de qué te aprovecha dice él mismo? Saber tantas cosas altas de la divinidad, si no eres humilde y le desagrades.  Así, va interrogando nuestro Señor y quiere hacer sobresalir un punto importantísimo: ALGUNOS DICEN QUE ELÍAS, OTROS QUE JEREMÍAS O ALGUNO DE LOS PROFETAS, ¿tú quién dices que soy? Dice San Pedro: ¡TÚ ERES EL MESÍAS PROMETIDO, EL HIJO DE DIOS VIVO! Lo dice con una inspiración divina, se posa en aquello que esperaba decirse, pero sobrenaturalmente, no humanamente, tanto así, que lleva a un elogio de nuestro Señor sobre Pedro: TÚ ERES BIENAVENTURADO, PORQUE HAS DICHO ESTO, PORQUE NI LA CARNE Y NI LA SANGRE, TE LO HAN REVELADO, ¡SINO DIOS QUE ESTÁ EN LOS CIELOS! Cuando posamos nuestra inteligencia en estas cosas, vemos de una manera muy humana a un pescador que no tiene la preparación de un San Juan, ni de un San Pablo, quien estuvo formado en las más altas escuelas y el más grande de los maestros que  existía en  Israel, fue su maestro y que no hablaba con rectitud o elocuencia conforme lo exige el mundo, mas sin embargo ardía un fuego dentro de él, un fuego muy particular, especial, que no tenían los demás discípulos, UN SEÑALAMIENTO DIVINO, este es el punto culminante: TÚ ERES PEDRO, Y SOBRE ESTA PIEDA EDIFICARÉ MI IGLESIA ¡Y LAS PUERTAS DE INFIERNO, NO PREVALECERÁN EN CONTRA DE ELLA! Qué maravilloso que nuestro Señor, en un hombre de carne y hueso, pescador, sin talento conforme lo exige el mundo, con un fuego que solo comunica en el interior nuestro Señor, sea elegido por Dios, señalado con el dedo divino, marcado de una manera especial para ser quien capitanee, quien GOBIERNE LA IGLESIA DE NUESTRO SEÑOR, las decisiones entonces las va a tomar Dios, mas va a tener de intermediario a un ser humano, un hombre y ese hombre debe conformarse al pensar divino Y UNA VEZ QUE SEAS CONVERTIDO, CONFIRMA A TUS HERMANOS.

Nuestro Señor, resume la vida de él, pone en dedo en la llaga, quiere decir que Pedro va a abandonar a nuestro Señor, pero se va a convertir, ¡esto es lo maravilloso! Afortunadamente no nos posamos por siempre en el mal, tenemos la ocasión de posarnos en el bien. Tampoco podemos posarnos totalmente en el bien, porque no somos Dios. Entonces hay que pedir con mucha humildad a nuestro Señor su asistencia. Pensando sobre esto, que la Santa Madre Iglesia nos lleva a considerar que es propiamente el Martirio de ellos dos, que consagran sus vidas, que ponen a un ejemplo muy elevado todo lo que han hecho en su existencia, es que aquí en este lugar y en este instante, LA SANTA MADRE IGLESIA CATÓLICA, las puertas del infierno no prevalecerán, ¿cuánto suena en nuestros oídos en este instante? Han odiado a nuestro Señor, LA LUZ, RECHAZA COMPLETAMENTE LAS TINIEBLAS, Eso es lo que la Santa Madre Iglesia Católica quiere que sus hijos consideren, que no se cansen de combatir, no suelten las armas del combate, que estén seguros que en un momento, llegará el triunfo, lo veremos nosotros, entre tanto, será la paz en nuestras almas en medio del combate de hecho ni lo podemos concebir pero créanme que existe, la tranquilidad en el orden para aquellos que se esfuerzan por servir a nuestro Señor <aunque sean pecadores>. Entretanto serán necesarias muchas pruebas, pequeñitas desde el alimento diario, hasta algo grande la deserción de muchas almas, el ataque del el ataque de muchas almas a nuestro Señor, el ataque de todo el mundo, a una renuncia total a nuestro Señor Jesucristo, a su causa, a su Iglesia EL DESPRECIO DEL MUNDO HACIA TODO LO QUE QUIERE SER BUENO, que no lo deja crecer, ese es el combate que debe llevarse cotidianamente y volvemos siempre al punto, hay una formación que debe mantenerse profundamente en nuestro ser, hoy nos lo recuerda la Santa Madre Iglesia Católica, LA SEGURIDAD DEL TRIUNFO, estamos en un combate, estamos en camino, no hemos llegado a la Patria, a no ser que ya nos hayamos conformado con lo poco o nada  que ofrece este mundo, con lo vil de este mundo, hay algo más grande que va a ensanchar aún más a nuestras almas hasta lograr despreciar lo de aquí del mundo, hay algo que va a llenarnos completamente, QUE NO LO DA EL MUNDO, LO DA NUESTRO SEÑOR, a San Pedro y a San Pablo, nos vamos a encomendar con esta idea, qué sublimes pensamientos nos ofrece hoy la Santo Madre Iglesia Católica, que grande coraje de seguir peleando para servir a nuestro Señor y no nos olvidemos; que asistencia tan especial de nuestro Señor a la Santa Madre Iglesia Católica y esta, durará, hasta la consumación de los siglos. Que Dios los bendiga, en el nombre del Padre, del Hijo y del Espíritu Santo. Amén.

BLOG COMMENTS POWERED BY DISQUS
Loading...
Loading...