Close

DOMINGO SEXTO DESPUÉS DE PENTECOSTÉS

DOMINGO SEXTO DESPUÉS DE PENTECOSTÉS

Por la señal de la Santa Cruz, de nuestros enemigos líbranos Señor, Dios nuestro. En el nombre del Padre, del Hijo y del Espíritu Santo. Amén.

Conmueve que nuestro Señor multiplique los panes, que reúna las materias que se requieren y se presente nuestro alimento panes, sin necesidad de hacerlos y peces que eran paucos, dice el Evangelio, solamente algunos, después de bendecirlos, ordena a sus discípulos que los sirvan y en las manos de ellos se van multiplicando. _Creo que es una manera interesante de cómo nuestro Señor nos gobierna, claro que si así lo hiciéramos o si así lo hiciera nuestro Señor continuamente nosotros estaríamos felices. Y sí lo hace, porque nuestro Señor sigue multiplicando, haciendo que la tierra produzca y que nos sirva de alimento, para fortalecernos y seguir cumpliendo con nuestra misión.

Por eso es tan importante no trocar el alimento que nos fortalece en puramente gozo, a menudo tenemos la ocasión y queremos siempre compartir el pan que nuestro Señor nos concede, pero se comparte tanto que ya no nos gusta o ya no nos sabe, mas eso solo es de lo cotidiano, de lo que vivimos todos los días, porque en un lugar o en otro, debemos comer SI NO ES POR NEGLIGENCIA DE NOSOTROS. De aquí, que vuelve a llamar nuestra atención el Evangelista, en que lo sigue una multitud a nuestro Señor. La semana pasada hacía alusión que se sube a una barquilla y desde ahí predica, siempre haciendo las cosas perfectamente, se agolpaban y nuestro Señor se aleja para ser visto y escuchado  después pedía que condujeran a lo profundo, ahora sucede en el desierto y la gente que lo sigue ávida de lo que escuchaba y ya esto es una maravilla y es algo que no se entiende para el ser humano, ¿cómo un Hombre predica cosas de aquí de abajo y por qué logra calmarnos? ¿Por qué logra tranquilizar nuestras inquietudes? ¿Por qué es propiamente designado por nuestro Señor que una de las gracias que tiene es DE SER OÍDO POR SUS FIELES? No es nada más hablar, hay una operación divina que nuestro Señor realiza en el alma de cada uno de nosotros y ya el predicar, es maravilloso y más, predicar las cosas de Dios y para Dios, LA CONVERSION DE NUESTRAS ALMAS, es mucho mayor que todo esto que estamos citando, y nuestro Señor, continúa haciéndolo por eso; de nuevo se agolpa la gente.

San Pablo después nos va a hacer reflexionar, CON QUE TENGAMOS QUE COMER Y QUE VESTIR, CON ESO ES SUFICIENTE. Vivimos enajenados en el sistema que el mundo nos ha puesto, y tenemos que hacer un cuadro para llenar las necesidades del mundo, yo reflexionaba, un país que le pueden cortar todos los subsidios de todos los países del mundo, ¡sigue subsistiendo! Una familia que se sustrae de las cosas del mundo y que trabaja por Dios y para Dios, ¡CRÉANME QUE ENCUENTRA SU LIBERTAD! Alguien que no se preocupa en tener tantas cosas, simplemente lo necesario para cumplir su deber de estado y de tiempo en tiempo para presentarse en alguna ocasión dignamente ¡ES SUFICIENTE! Porque tenemos una misión mucho más grande que es la que hoy nuestro Señor nos está dejando ver. La gente se agolpa con nuestro Señor, por lo que habla, por como calma a las almas, como les da consuelo, por como lee los corazones. Cuando le dice nuestro Señor a San Pedro: ¿ustedes también quieren irse? ¡Señor a dónde iremos?  ¡SI SOLAMENTE USTED TIENE PALABRA DE VIDA ETERNA! _Quiere decir que nadie tiene palabras de vida eterna POR MÁS QUE HABLE y lo reconozca todo el mundo ¡Y ESO, LAS ALMAS LO SIENTEN! No es la opinión pública, el alma se comunica directamente y se asienta. Una vez que siguen a nuestro Señor por esa causa, después, de pasadita, como algo accidental, de hecho lo ha prometido así, LES DA DE COMER. Vean que el orden debe ser invertido, hay que seguir a nuestro Señor por lo que Él nos da DE ALIMENTO EN NUESTRAS ALMAS, ¿QUIÉN QUISIERA ENCONTRAR EL CONSUELO EN EL DOLOR? O cuando ya estamos desahuciados del mundo, pues bien es nuestro Señor quien lo da, por los medio que Él ha establecido, ese impulso, esa fuerza tremenda que las almas tienen, nuestro Señor es el único que la puede dar, de tal manera que debemos ir trocando nuestro pensar EN UN PENSAR CATÓLICO, bien ataviados, conforme lo pide nuestro deber de estado ¡sin causar lástimas! Dicen que la virtud se encuentra en el punto medio, ¡justo! Para que se dé la tonalidad exacta. Cuando pensamos así, entonces nuestra misión, viene a ser única  y muy especial, nuestro Señor a cada uno de nosotros nos ha revestido con muchas cosas, siento que para los demás no importa MI MISIÓN pero para mí SÍ y debo presentarme al cumplimiento de ella, justo, bien equilibrado, en el punto exacto, porque ahí nos va a hacer avanzar maravillosamente nuestro Señor, en el camino que Él nos tiene designado, no es tanta fuerza que aventemos al prójimo, sino que lo hagamos caminar junto con nosotros en el punto medio todas las cosas, también nuestro bienes, nuestro entusiasmo, porque al final debemos ir caminando así. Nuestro Señor nos va a proveer de todo lo necesario, bien sería examinar nuestra existencia, NO A LOS DEMÁS, NOSOTROS MISMOS y ver como ordenamos nuestra vida. Pero escuchen lo que sigue nos desentendemos del pan de cada día y no nos preocupamos de qué nos vamos a poner el día de mañana, mas hoy trabajo de tal manera que quiero triunfar el día de mañana, queremos que reine nuestro Señor y nuestra voluntad está débil, queremos combatir el error y no estudiamos todos los días, antes bien queremos que nos palmeen la espalda y nos enfocamos a perder el tiempo, no al objetivo que nuestro Señor nos pide y nos va a exigir después cuentas. Nuestro Señor, promete darnos alimento, vestido, pero debemos escucharlo, imagínense ustedes ya a las personas maduras pregunto, no a los niños, si fuera a ellos sería maravilloso que ese día hubieran rezado sus oraciones de la mañana y se acuesten agradeciendo a nuestro Señor que los dejó anochecer. Una persona adulta, ¿qué pide? ¿Hacemos lo mismo que los niños? Solamente nos persignamos y nos levantamos haciendo la Señal de la Cruz como dice la oración y en la noche volvemos a persignarnos, ¿vamos a terminar nuestra existencia así?  O los estamos impulsando a cosas grandes, magníficas, heroicas, que realmente sintamos la necesidad de Dios y rectifiquemos nuestro camino, siento que el Divino Maestro nos da todo, marca tú la pauta de cómo quieres servir a nuestro Señor, lo que tú sientas dentro y entonces será otro proceder y caminar, porque eso quiere nuestro Señor. _Yo reflexionaba, y ya cierro con esto, qué bueno es nuestro Señor con nuestras almas, POCOS TIENE LA OCASIÓN QUE TENEMOS AQUÍ, QUE NUESTRO SEÑOR NOS BRINDA ¡Y LA TENEMOS, HAY QUE APROVECHARLA!     Que Dios los bendiga, en el nombre del Padre, del Hijo y del Espíritu Santo. Amén.

BLOG COMMENTS POWERED BY DISQUS
Loading...
Loading...