Close

DOMINGO OCTAVO DESPUÉS DE PENTECOSTÉS

DOMINGO OCTAVO DESPUÉS DE PENTECOSTÉS

Por la señal de la Santa Cruz, de nuestros enemigos líbranos Señor, Dios nuestro. En el nombre del Padre, del Hijo y del Espíritu Santo. Amén.

Las lecciones de parte de nuestro Señor no se dejan esperar, de nuevo vuelve el Divino Maestro a la carga con lecciones muy humanas, _cierto que nosotros nos llenamos cuando se nos habla de lo sobrenatural, de lo quimérico de esta vida de que todo lo del mundo pasa muy rápido y cuando se intenta infundir en nuestras almas un ideal, algo que no es posible alcanzar con facilidad incluso, estaríamos peleando continuamente hasta no saciar aquello que deseamos, por eso es algo soñado, algo que es idealizado, pero nuestro Señor nos habla de lago muy humano, justo para poder catapultarnos hacia algo muy sobrenatural y divino, nuestro trabajo, nuestra manera de operar aquí en la tierra. Difícil es lograr entender que con pequeñas acciones echas por amor de Dios, se obtiene un GRANDÍSIMO MÉRITO, o que aún con aquello ordinario, es decir, consiguiendo el pan da cada día, puedo obtener cosas maravillosas, grandiosas.

Ahí es nuestro problema y justo nuestro Señor, pone el dedo en la llaga. UN HOMBRE QUE ERA MUY RICO, ESCUCHA QUE A QUIEN LE HABIA DADO LA ADMINISTRACIÓN DE SU HACIENDA, LO HACE MAL Y LO MANDA LLAMAR. ¿QUÉ HE ESCUCHADO DE TI? Aquí y de manera inmediata, (somos seres humanos) la información, y más con la tecnología, corre de una manera desmesurada la información, pero esa información nos deja vacíos, se pierde el calor humano, se nos retira de la forma humana de vivir, más fríos, más robots, y la manera racional e intelectual se va alejando cada día más de nosotros, por eso, cada vez que utilizamos las redes y que estamos metidos de día y de noche, no logramos transmitir ese calor humano ¡SE ESTÁ INFORMADO DE TODO LO DEL MUNDO! mas de nosotros no sabemos nada y nuestro proceder va alejándose cada día más DE LO RACIONAL, y qué pensar DEL ASPECTO DIVINO Y SOBRENATURAL, el ejemplo es tan claro en el Evangelio, porque nuestro Señor, _QUE ES EL QUE ESTÁ PIDIENDO CUENTAS Y EL QUE NOS EXHORTA A BIEN VIVIR, le dice que ha escuchado que está dilapidando sus bienes, AHORA QUIERO SABERLO DE TI, PREPARA LAS CUENTAS, PORQUE TODO LO QUE TE HE DADO PARA QUE LO ADMINISTRES, _no para que te lo quedes, ni para que te lo robes, ni para que lo distribuyas mal, sino PARA ADMINISTRAR, con mucha inteligencia y que dé rendimiento para ti y para mí, ¡NO LO ESTÁS HACIENDO! Por lo tanto debes rendir cuentas.

Este hombre, se encuentra en una disyuntiva; que no sabe hacer otra cosa MAS QUE HACER EL MAL, por eso les digo que es algo muy humano, solamente sabe mentir, robar, dilapidar lo que le confían, lo que debe custodiar y como dice el dicho (aquí en México) “genio y figura, hasta la sepultura” continúa haciendo lo que él sabe hacer, y en su interior reflexiona: Cavar, no sé, mendigar, me da vergüenza (todavía serían dos cosas lícitas) pero para administrar mal, “dilapidar”, creo que nos pintamos solos y es nuestra vida, es nuestro proceder. Reflexionando este hombre en sí mismo, se le ocurre una idea, ¡maravillosa! _según él, que si seguimos el Evangelio, nos rendimos cuenta que es lo mismo que hacía; y llama a alguno de los deudores de su Señor, (no de él) porque él mismo lo declara, ¿cuánto debes a mi Señor? _100 barriles de aceite, anota solo 50. ¿Y tú? _100 fanegas de trigo, anota solo 80. Pero siempre dilapidando las cosas de su Señor, y reflexionaba, PARA QUE CUANDO SEA YO REMOVIDO DE  MI CARGO,  ENTONCES TENGA A DONDE IR; “esa es la reflexión humana” cuando procedemos sobrenaturalmente no esperamos la ayuda de los hombres, CONFIAMOS EN EL AUXILIO DIVINO, todavía se reflexiona, <si nuestro Señor, aun siendo nosotros malos, nos da de comer, entonces, ¿cuál es nuestra preocupación cotidiana?  Ese hombre no se rendía cuenta que eso que estaba haciendo con su Señor, también lo iban a hacer con él.  _El papá o la mamá que enseña a su hijo a mentir, el mismo hijo, va a hacérselo a ellos, pero no reflexionamos en eso. (Es la manera práctica de proceder)

El premio de este hombre, queda aquí abajo, porque los hijos de la Luz, no tiene esa malicia de aquellos que son los hijos de las tinieblas, pero el ejemplo que nos brinda nuestro Señor a ver si con las acciones pequeñas que podemos hacer, podemos conquistar algo mucho más elevado es decir: Si aquel hombre debía rendir cuentas de lo que había dilapidado de su Señor, ¿por qué sigue engañándolo? ¿Por qué aumenta la gravedad de lo que ha venido haciendo?, ¿Por qué no? Solo dice: _Remuéveme de mi cargo del que no soy digno y debo ruborizarme. ¡Esa manera de pensar es digna! Bajemos a la realidad, ¿qué hacemos de lo que nuestro Señor nos ha dado? ¿Acaso hacemos de la excepción la regla? O trabajamos coherentemente sin querer disfrutar de ningún beneficio. Es decir, pasar por la puerta, ¡no como salteador! Trabajar realmente como nos corresponde y buscar llenarnos profundamente en este IDEAL que nuestro Señor nos brinda, ¡QUE ESTAMOS POR ENCIMA DE ESTE MUNDO! Y AUNQUE VIVAMOS EN ESTE MUNDO LOGRAR HACER COSAS GRANDES, si aquellos hombres que son malos tienen el mundo a sus pies, ¿POR QUÉ QUIENES SON BUENOS NO? Incluso nosotros como católicos nos debemos acostumbrar a DESPRECIAR EL MUNDO, ¡AUNQUE VIVAMOS AQUÍ! Difícil llevarlo a la práctica. Reflexionaba pensaba yo mismo, Señor, pero si a los malos da el fruto, PERO ES QUE TRABAJAN, nuestro Señor prometió el fruto del trabajo, ¿por qué nosotros que nos consideramos buenos NO TENEMOS ESE FRUTO TAN ABUNDANTE Y TAN CRECIDO SI ESTAMOS CON NUESTRO SEÑOR?, ¡PORQUE NO TRABAJAMOS! Porque estamos siempre dilapidando los bienes, administrándolos mal, obteniendo nuestro propio  beneficio de todo lo que nuestro Señor nos ha dado. Cada quién trabaje para sí pero en el camino que pide nuestro Señor. (El candelabro se pone sobre la mesa, no se esconde bajo ella, no se esconde la luz) Si Dios me ha puesto al frente, entonces mi posición debe ser muy coherente, debo destacar en todo PARA EL SERVICIO DE NUESTRO SEÑOR y algo importante, para liberarme yo mismo de lo mezquino que soy,   entonces esas obras que nuestro Señor nos pide, nos puede catapultar a algo grandísimo ¡CIERTAMENTE!, a algo maravilloso, la escalera que veía Jacob, que veía que subían y bajaban Ángeles, es un maravilloso ejemplo para cerrar esta idea. NUESTRAS ACCIONES NOS VAN A LLEVAR A REMONTAR HASTA EL REINO DE LOS CIELOS, SI SON BUENAS, SI SON GRANDES, SI TIENEN ESA CUALIDAD DE ADMINISTRAR LO MEJOR QUE PODAMOS NUESTROS BIENES; SERVIRSE DE ELLOS, PERO ASCENDER HACIA LO ALTO, CON BUENAS ACCIONES. ESA MISMA ESCALERA TAMBIEN TIENE LUGAR PARA BAJAR, ESAS ACCIONES QUE NO SON BUENAS NOS IRAN DEGRADANDO DIA CON DIA Y NO AVANZAREMOS EN LO QUE NUESTRO SEÑOR NOS PIDE. <Sí, engañaremos hasta el último instante  de nuestra existencia al prójimo, mas nosotros quedaremos vacíos y lo peor de todo, ¡LEJOS DE DOS!  Que Dios los bendiga. En el nombre del Padre, del Hijo y del Espíritu Santo. Amén.

BLOG COMMENTS POWERED BY DISQUS
Loading...
Loading...